LAS HABILIDADES COGNITIVAS

¿QUÉ ES LA ATENCIÓN?

La atención es la capacidad que tenemos para centrarnos en un elemento o actividad pudiendo ignorar factores externos que nos puedan distraer. La concentración está directamente relacionada con ella, ya que implica mantener el estado de atención durante un periodo de tiempo más largo.

Cómo se manifiesta la atención en los niños

Ante todo, debemos tener en cuenta que los niños no tienen la misma capacidad de atención que los adultos. Es normal que se distraigan con facilidad, afectando a su concentración. Cada niño tiene una capacidad de atención distinta, por lo que debemos evitar comparar al niño con otros niños. Cada uno es diferente y tiene cualidades únicas.

Tomemos dos ejemplos para valorar su capacidad para prestar atención:

1. Jugando en equipo, como por ejemplo, a las cartas o al parchís, ¿suele estar pendiente de cuándo es su turno o, por lo contrario, sus compañeros deben avisarle?
2. Cuando hace los deberes de la escuela, ¿suele distraerse con el sonido de la televisión, de la radio o con cualquier otro ruido o movimiento?
Hay que tener en cuenta que, si no se ha creado el hábito de realizar ciertas actividades, será fácil que no preste atención.

¿QUÉ ES LA MEMORIA?

La memoria es la capacidad que nos permite recordar información y experiencias adquiridas previamente. Para el niño es un proceso esencial, pues tiene que almacenar y procesar gran cantidad de información constantemente.

Cómo se manifiesta la memoria en los niños

El ser humano tiene distintas fases evolutivas que inciden directamente sobre su memoria:
Los conceptos que se memorizan en las edades más tempranas proceden de experiencias percibidas por los sentidos (lo que se escucha, toca, ve, huele y saborea) y de la capacidad de procesar y codificar dicha información. Este tipo de memoria apenas cambia con la edad.
A partir de los 6 años, los niños son más selectivos con la información que proviene del exterior. Aquí aumenta la capacidad para recordar, así como la capacidad de retener información más compleja durante periodos de tiempo más extensos.
En la edad escolar, son más capaces de aplicar las estrategias de memorización y lo hacen con mayor frecuencia y eficacia que cuando eran pequeños. Sus estrategias de almacenamiento de la información son más sofisticadas. Aquí ya utilizan el repaso, la organización y la elaboración de la información. También aprenden a desarrollar estrategias de recuperación de la información.

¿QUÉ ES LA PERCEPCIÓN?

La percepción es la información que nuestro cerebro recibe del entorno. También está influenciada por la sensación, es decir, la impresión que desprende el cerebro.
Ambos procesos son fundamentales en el desarrollo de los niños.

Cómo se manifiesta la percepción en los niños

Cada niño tiene diferentes habilidades perceptivas que influirán en su forma de actuar y de aprender.
Somos capaces de percibir desde el momento en el que nacemos y ello incide en la forma que tenemos de elaborar los estímulos de nuestro entorno. La forma de percibir el entorno será la base del aprendizaje del niño.

 ¿QUÉ ES LA PLANIFICACIÓN DE TAREAS?

La planificación de tareas es la capacidad de analizar la mejor forma de hacer algo. Antes de llevar la acción a cabo se evalúan las alternativas disponibles, anticipando los resultados y las posibles consecuencias.

Cómo se manifiesta la planificación de tareas en los niños

Los niños pequeños no suelen planificar sus acciones, sino que aprenden de ellas mediante el mecanismo de ensayo y error: prueban las distintas posibilidades hasta dar con el resultado deseado. A medida que crecen, toman conciencia de sus acciones y empiezan a planificar sus tareas.
El tiempo es un elemento decisivo para que los niños se organicen, ya que condiciona la cantidad de actividades que se pueden realizar y la dedicación que destinarán a cada una. En muchas ocasiones, no sabrán priorizar adecuadamente y deberemos ayudarles.
Las características personales de los niños pueden favorecer su planificación de tareas. Así como actuar de forma reflexiva y no impulsiva, estar motivados para realizar una actividad, tener un buen concepto de sí mismos o una buena autoestima.

¿QUÉ ES EL LENGUAJE?

El lenguaje es la herramienta que nos permite comunicarnos, relacionarnos y desarrollar nuestro aprendizaje. Nos permite planificar, solucionar tareas y trabajar algunas habilidades cognitivas; como la percepción, el razonamiento y la memoria.
El lenguaje y el pensamiento están íntimamente relacionados.

Cómo se manifiesta el lenguaje en los niños

El desarrollo del lenguaje se inicia el día en que nacemos y tiene distintas etapas: El prelenguaje es la etapa de los primeros años de vida de los niños y se manifiesta mediante sonrisas, llantos y la emisión de sonidos. En torno a los 6 años el niño ya la ha desarrollado plenamente.
A partir de esta edad, el lenguaje sigue perfeccionándose, aunque las bases ya están establecidas. Aquí se inicia una nueva etapa, la lectoescritura, que es el aprendizaje simultáneo de la lectura y la escritura. Por lo que es necesario que la primera fase se haya completado satisfactoriamente.

 ¿QUÉ ES LA FLEXIBILIDAD COGNITIVA?

La flexibilidad cognitiva es la capacidad que permite reestructurar el conocimiento de formas diversas, de cara a dar una respuesta adecuada a cada una de las situaciones en las que nos podemos encontrar.
Posteriormente, podemos ser capaces de utilizar esas representaciones mentales y de elaborar soluciones adecuadas a cada problemática que pueda surgir.

Cómo se manifiesta la flexibilidad cognitiva en los niños

La flexibilidad cognitiva en los niños se exterioriza cuando el niño es capaz de extrapolar sus conocimientos y habilidades a situaciones que no suelen ser las habituales. De este modo, consiguen utilizar sus habilidades en situaciones diversas.
Por ejemplo, cuando el niño aprende a atarse los cordones de los zapatos y ve un trozo de tela roto, buscará el modo de arreglarlo; como por ejemplo, utilizar el cordón para unir los fragmentos.
La flexibilidad cognitiva se manifiesta en el modo de exponer ideas, de debatirlas y, sobretodo, en la capacidad de entender el punto de vista de otras personas

¿QUÉ ES LA PSICOMOTRICIDAD?

La psicomotricidad es la capacidad del ser humano de coordinar los movimientos del cuerpo y la mente para adaptarse de forma flexible y armónica al medio ambiente. Facilita el desarrollo de otras capacidades del niño; como el lenguaje, el aprendizaje, la relación con otras personas, la autoestima, la autonomía, etc.
En la psicomotricidad se desarrollan dos tipos de movimientos:
1. Finos: son los que controlan los movimientos menos bruscos y más sofisticados. Como por ejemplo, escribir con lápiz o abrocharse un botón.
2. Gruesos: son los movimientos más generales y amplios, que pasan menos desapercibidos. Algunos serían caminar, correr o saltar.

Cómo se manifiesta la psicomotricidad en los niños

A los 6 años, los niños tienen ya su psicomotricidad bien desarrollada, controlan sus movimientos -tanto gruesos como finos-, su coordinación y tienen su esquema corporal bien formado.
Aunque a esta edad ya hayan desarrollado adecuadamente su psicomotricidad, ésta sigue evolucionando constantemente y lo podemos comprobar viendo cómo realizan movimientos cada vez más complejos y precisos. Su progreso va ligado a la maduración física, aunque también se puede potenciar con la práctica.

LOGO2014

Autoinstrucciones – tareas para casa

El entrenamiento en autoinstrucciones es una técnica cognitiva de cambio de comportamiento en la que se modifican las autoverbalizaciones (verbalizaciones internas o pensamientos) que un sujeto realiza ante cualquier tarea o problema, sustituyéndolas por otras que, en general, son más útiles para llevar a cabo dicha tarea.

Viendo que muchos de los niños con los que intervenimos tienen dificultades a la hora de organizarse en las tareas escolares que tienen que realizar en casa, hemos preparado el siguiente material: