Ipuinak: Urtxintxako ipuinak piktogramekin (4 urtekoentzat)

Os dejamos con un recopilatorio de cuentos de Urtxintxa con pictogramas que hemos elaborado. Esperamos que sean de gran utilidad. 

4 urtekoentzat

HANSEL ETA GRETEL

hansel

orri formatuan

liburu formatuan

BI ANAIAK ETA SORGINA

SORGI

liburu-formatoan

orri-formatuan

LEHOIA ETA KILKERRA

LEHOIA

liburu-formatoan

 orri-formatuan

MARI DOMINGI ETA OLENTZERO

MARIDO

liburu-formatoan

 orri-formatuan

MARI KANELA

MARIKANELA

liburu-formatoan

 orri-formatuan

MARTIN TXIKI ETA BASAJAUNAK


BASAJAUN

liburu-formatoan

orri-formatuan

 

Logopedia: Preguntas frecuentes

 

  • 1. ¿A qué edad es más aconsejable quitar el chupete y el biberón?

La edad recomendada para dejar el biberón  y el chupete se sitúa alrededor de los diez meses para así inhibir el reflejo de succión e instaurar el de deglución.  A través de la alimentación podemos conseguir que la lengua realice movimientos más complejos, facilitando las pautas para articular los sonidos de nuestra lengua.  Si el niño mantiene más allá de los dos años el biberón, el chupete y la succión de dedo, las probabilidades de que tenga problemas con el lenguaje y/o con los dientes aumentarán.

  • 2. Mi hijo de 3 años no habla. Todo el mundo me dice que nadie se queda sin hablar. ¿Debo esperar?

El desarrollo del lenguaje es muy variable en los niños. Sin embargo, ya a los 3 años tiene que decir como mínimo palabras sueltas que debe ir uniendo en frases. En algunos casos por problemas de audición este lenguaje no comienza, en otros son dificultades propias del niño. Una buena estimulación precoz del lenguaje puede favorecer mucho su desarrollo a estas edades teniendo en cuenta sobre todo la plasticidad del cerebro. Consulte cuanto antes con el logopeda.

  • 3. Estoy preocupado porque mi hijo de 4 años ha empezado a tartamudear.

Algunos niños entre los tres y los cinco años pasan por una etapa en el desarrollo del lenguaje en que repiten sonidos al iniciar el habla, se paran en mitad de una palabra, alargan vocales o emplean “muletillas”. En un alto porcentaje  de niños esto es pasajero y no indica tartamudez. Sin embargo, es importante que no  genere ansiedad a la familia ya que ello puede transmitir al niño y resultar nocivo.
Hay algunos signos de alarma indicativos de que el problema se pueda hacer crónico o agravarse: bloqueos, tensión al hablar, tics o muecas al intentar decir algo, movimientos forzados con manos o pies acompañando a los esfuerzos para hablar etc. Si observa alguno de estos signos o que el problema persiste más de tres meses  le recomendamos  consultar al logopeda.

  • 4. Mi hijo de 5 años no pronuncia la RR. ¿Hay que tratarlo?

El sonido RR se produce por la vibración del ápice (punta) de la lengua contra los alveolos dentarios en  la parte anterior del paladar. Algunos niños antes de los 5 años no adquieren este sonido por ser complejo. Si su hijo no dice la RR hay que comprobar que el frenillo de la lengua permite el contacto y la vibración. Si no es así el Otorrinolaringólogo o dentista realiza una pequeña intervención para cortar el frenillo y liberar la lengua. Otros casos mejoran únicamente con el tratamiento logopédico. Consulte al logopeda.

  • 5. Me han recomendado visitar al logopeda pues me dicen que mi hijo respira y traga mal y que necesita un tratamiento específico.

Efectivamente muchos problemas en la alineación de los dientes y en el cierre de los maxilares tienen como causa una deficiente respiración nasal que es necesario diagnosticar y tratar. En muchas  ocasiones se combina con una Deglución atípica (traga empujando la lengua contra los dientes) o coloca ésta en reposo de manera incorrecta en la boca lo que deforma a la larga los dientes. En estos casos un “aparato” dental no sería eficaz si no corregimos previamente la respiración y la deglución. Un tratamiento logopédico y en algunas ocasiones una adecuada ortodoncia corregirán definitivamente el problema.

  • 6. Soy maestra y desde hace siete años noto que mi voz se fatiga y al final de la semana estoy ronca y con dolor. A veces noto opresión cuando hablo, ¿es normal?

Su voz está acusando esfuerzo y por tanto fatiga muscular y respiratoria que se puede denominar disfonía. Hay lesiones como los nódulos o los pólipos laríngeos cuyo origen es el  mal uso y  abuso de la voz y deben ser diagnosticados y tratados cuanto antes ya que una disfonía en un profesional causa a la larga, severos problemas para ejercer su trabajo. Es recomendable una reeducación de la voz pero previo es necesario que le realicen una exploración de su laringe. Consulte con su Otorrinolaringólogo o su Foniatra.

  • 7. Mi mari
    do tiene 65 años y ha sufrido un infarto cerebral hace dos meses del que se ha recuperado bastante bien pero tiene el habla torpe y a veces tose y se atraganta al beber
    .

En este paciente la tos durante la comida o bebida es un síntoma de Disfagia orofaríngea. Este es un trastorno  grave de la deglución (acto de tragar). El alimento puede invadir la vía respiratoria y producir aspiraciones graves, crisis de asfixia o infecciones  respiratorias. En algunos casos el paciente por miedo a atragantarse deja de comer o se alimenta mal y aparecen problemas  de nutrición. Debe consultar a su médico para que realice el diagnóstico oportuno. El ORL o foniatra  le indicará pautas de alimentación maniobras de control. La rehabilitación logopédica le enseñará ejercicios que le ayudarán  a resolver o mejorar el problema.

 LOGO2014

Lecto-escritura: Preguntas frecuentes

  • 1. En el colegio me han dicho que probablemente mi hija sea disléxica. ¿Cómo puedo ayudarla?

La dislexia es una entidad clínica caracterizada por una dificultad  “especial” para la lectura y escritura en personas que no tienen problemas visuales, auditivos ni incapacidad intelectual para dicha tarea. La dislexia suele detectarse en los primeros cursos al observar que un niño con todos los requisitos para aprender a leer no lo consigue a pesar del esfuerzo de padres y profesores  incluso con diferentes métodos de lectura. En otros muchos casos el niño lee  pero tiene  dificultades para seguir el texto, confunde vocales o consonantes, se salta renglones, inventa palabras etc. La escritura puede ser más problemática: puede  invertir algunas palabras o “rotar” las letras, confundir b y d, ó p y q por ejemplo.  Es importante  diagnosticarlo cuanto antes para evitar repercusiones en el aprendizaje y en el desarrollo del niño, ya que la dislexia es la causa de fracasos escolares, baja autoestima y problemas de conducta si no se trata adecuadamente .

  • 2. Nuestro hijo de 9 años es muy inquieto, siempre está como una moto, interrumpe a otros en los juegos y conversaciones. En clase no puede aguantar quieto en el asiento. Desde el colegio nos han derivado al Psiquiatra y le han diagnosticado de TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad (TDAH) es una afección neurobiológica que se caracteriza por un nivel inapropiado de inatención (concentración, distraibilidad), hiperactividad e impulsividad que es incoherente con el nivel de desarrollo del individuo y que se produce en varios entornos de la vida del niño: en la escuela, en casa y en contextos sociales. Se estima que entre el 3 y 7% de la población infanto-juvenil la sufre, lo que equivale a uno o dos niños por aula.
Los niños con TDAH experimentan muchas dificultades para concentrarse y prestar atención; se aburren fácilmente y no terminan sus actividades correctamente. Esto hace que su rendimiento en clase sea menor de lo esperado con respecto a su capacidad intelectual y en muchas ocasiones manifiesten dificultades de aprendizaje.
Aunque pueda parecerlo, sus comportamientos no los realizan con mala intención. Dependen de los síntomas del trastorno y de su dificultad para retener lo aprendido y aplicar los aprendizajes (incluidos los de normas de conducta). Es evidente, entonces, que sus conductas negativas no son intencionadas.
Los padres no tienen la culpa de tener un niño con TDAH. No acepte nunca que nadie le culpe de la enfermedad de su hijo, como tampoco se debe culpar si su hijo tiene diabetes o epilepsia. El TDAH no se produce por desacuerdos entre los padres, ni siquiera por separación o divorcio, ni por el nacimiento de un hermano menor, ni porque la madre o el padre se ponga a trabajar, o porque trabajen mucho y pase poco tiempo en casa, ni por tener niñera, ni porque le cambien de colegio, ni porque le cuiden sus abuelos. No se culpe por la enfermedad de su hijo y no deje que nadie lo haga.

  • 3. Tengo un niño de 12 años y se cuestiona el por que estudiar. Hay asignaturas que se niega sólo por el hecho que para él es innecesario. Cuesta mucho que estudie, siempre hay discusión o llanto y al final estudia pero mal. ¿qué puedo hacer y cómo puedo ayudarlo?

Este es un periodo crítico por el que pasan los niños en desarrollo, y por lo tanto es un momento en el cual hay más vulnerabilidad, ansiedad, irritabilidad y labilidad del ánimo; a nivel del pensamiento hay un cambio importante también, cada vez más necesitan razones y se cuestionan todo.
A veces, ellos parecen bastante angustiados frente a la temática escolar, aunque es más común es que se revelen u opongan. Cuando llegan al nivel de llorar, puede haber otro tipo de problemas, que no solamente correspondan al momento evolutivo por el que atraviesan; como por ejemplo, un problema de aprendizaje, de hábitos de estudio, un problema en la relación con la autoridad o un trastorno ansioso.
Las posibilidades son múltiples, según el historial de cada niño, y ver como se ha llegado a esto; si estas dificultades son nuevas, o existen antecedentes previos que las expliquen. Si esto es así, y la dificultad viene de mucho tiempo conviene consultar a un especialista.
De todas formas, es importante conversar con ellos, buscar un momento de intimidad y buena onda, y plantearle la preocupación, mostrarle que se les quiere comprender y ayudar. No es bueno que las situaciones de estudio terminen cada vez en una pelea y llanto, solo se puede ayudar si se mantiene una relación positiva, cariñosa y comprensiva con él.
Ya es difícil pata ellos presentar dificultades en el ámbito escolar, como para sumarle a esto dificultades en la relación en su hogar.

  • 4. A mi hijo hiperactivo los castigos que le ponemos parecen no afectarle ¿Porqué?

Las dificultades propias del hiperactivo para retener y generalizar aprendizajes van más allá de lo académico, e incluyen también aprendizajes relacionados con lo que se puede o no se puede hacer. Por ello, al no retener las normas de comportamiento, los castigos parecen ineficaces. Por otra parte, su propia inquietud es muchas veces confundida con un mal comportamiento, lo que lleva a castigarle en exceso sin motivos reales y a crear un acostumbramiento al castigo que lo convierte en ineficaz. Finalmente, las conductas positivas muchas veces pasan desapercibidas y no se alaban, dando al niño una sensación de que sólo se le atiende cuando se porta mal (de ahí que en ocasiones sus conductas se perciban como “llamadas de atención”).

  • 5. No sabemos cómo ayudar en casa a nuestro hijo hiperactivo.

Los padres necesitan conocer el TDAH y sus síntomas, tanto para aceptar y entender a su hijo como para poder mejorar su relación con él y aplicar las recomendaciones que reciban de los especialistas. Aplicar en casa las intervenciones educativas y conductuales apropiadas es clave en el desarrollo del niño, para lo cual necesitareis estar en todo momento asesorados por especialistas y en buena comunicación con el colegio para trabajar en sintonía desde las tres perspectivas: familia, colegio, especialistas

  • 6. Tengo un hijo de 9 años sé que tiene la capacidad de estudiar, pero tengo que estar encima de él para que estudie, se desconcentra con mucha facilidad. Cuando le gusta algo lo aprende con mucha rapidez.

Es frecuente que los niños de la edad de tu hijo necesiten apoyo de sus padres en el ámbito de estudios. Por otra parte, sería bueno evaluar qué le ocurre a tu niño que rechaza las tareas escolares, pues muchas veces a este rechazo y desmotivación se asocian dificultades de aprendizaje, o déficit de atención y concentración. Muchos de los problemas escolares, giran alrededor del desarrollo de buenos hábitos de estudio y expectativas respecto a las tareas en casa. Los padres pueden desempeñar un papel importante proveyendo, estímulos, ambiente, y materiales necesarios para que el estudio sea una actividad interesante, atractiva y exitosa. Algunas cosas que puedes hacer es primero, establecer una rutina consistente y regular para las comidas, tiempo de estudio, de hacer las tareas e ir a dormir. Por ejemplo, que siempre después del colegio, coma algo, descanse durante media hora y luego se siente a estudiar hacer tareas, según lo necesite. El lugar en que estudie debe ser siempre el mismo, que le resulte cómodo, en lo posible, con pocos estímulos externos que lo distraigan, como televisión, radio o juegos, que lo distraigan, con luz y un espacio adecuado para estudiar. No todos los niños necesitan el mismo espacio y lugar para aprender bien. Intenta que el solo se prepare. Tu puedes ayudarlo en las cosas que más le cuestan, supervisar su trabajo; pero lo ideal es que él comience a hacerse cargo, estimularlo que haga su trabajo en forma autónoma; aunque este debe ser un proceso gradual. Si cumple con sus tareas o con el tiempo de estudio estipulado, podrá salir a jugar, o descansar y no podrá hacerlo hasta que termine. Una rutina de estudio establecida es muy importante, para que el niño comience a organizar y planificar su tiempo y trabajo. Puedes reforzar esta rutina, haciendo con él un calendario que le recuerde su horario. Puedes estimularlo con un sistema de refuerzo, por ejemplo, que cada día que logre cumplir con este hábito sea un punto, y cuando sume un número determinado de puntos, puedes premiarlo por su esfuerzo, por ejemplo invitándole un helado o algo que a él le guste. Conversa y acuerda esto juntos. El estilo de aprendizaje de cada niño es distinto. Hay niños visuales, que aprenden viendo televisión, revistas, dibujos, haciendo esquemas. Otros son aprendedores auditivos, que tienden a repetir lo que deben aprender para así recordarlo y se ven favorecidos cuando graban su propia voz, o cuando los hechos so presentados como poemas, o cantos. Otros aprenden manipulando prácticamente los objetos, les gusta descubrir cómo funcionan las cosas, de qué están hechas, etc. Es muy útil captar cual es el estilo predominante de aprendizaje de tu hijo, ya que de este depende muchas veces la metodología de estudio, la forma en que logra interesarse, recordar y asimilar mejor las materias. Puede que sea muy distinta a la tuya, y en este sentido es importante que respetes su forma de aprendizaje; aunque puedes enriquecerla con más alternativas. Pocos niños aprenden auditivamente, pero la mayor parte de los aprendizajes formales en el colegio se realizan por esta vía.
Por otra parte, es importante que como padres estimulemos el interés por los estudios, por ejemplo a través de nuestra propia lectura, hablar sobre problemas educativos, demostrar interés por las actividades del colegio, por el progreso del niño, etc. Habla con su profesora, mantén contacto permanente con ella para saber cómo va evolucionando, cuáles son sus dificultades, progresos, materias que están pasando, etc. Además puede darte algunas ideas para reforzar sus hábitos de estudios. Si ves que el niño está realizando esfuerzos, hazlo ver, felicítalo, prémialo, aun cuando no se observen mejorías en las notas. Si no logra avances y las dificultades persisten, puede ser necesario el apoyo de una psicopedagoga, externa . Pero en este caso habría que hacer un estudio del niño para entender donde está la dificultad, y así encontrar un método adecuado para ayudarlo.

  • 7. Mi hijo de 6 años tiene lateralidad cruzada y me han dicho que lo consulte porque puede tener problemas con la lectura.

La lateralidad, explicada de un modo sencillo, es la preferencia que muestran la mayoría de los seres humanos por un lado de su propio cuerpo. Hace ya mucho tiempo que está superada la concepción de que los niños con lateralidad cruzada, ojo-mano sobre todo, diestro de mano y zurdo de ojo o al contrario ,vayan a tener problemas de lectoescritura, por el bajo dominio viso-espacial . Puntualmente se debe valorar si existe un problema acusado a nivel espacial que le dificulte el proceso lector, circunstancia poco habitual, sino no es necesario tomar ninguna medida. Cabe decir que muchos adultos y niños presentan una lateralidad cruzada y no necesariamente manifiestan o han manifestado dificultades de aprendizaje ni de lectura.

  • 8. Mi hija de 11 años está diagnosticada de dislexia y me han recomendado que compre las Lentes de Irlen.

Estas lentes son unas gafas de colores que fueron diseñadas para contrarrestar una supuesta hipersensibilidad a ciertas ondas luminosas que serían responsables de trastornos como la dislexia o el déficit de atención. Hoy en día no está demostrada su eficacia.

  • 9. ¿Tienen los padres que ayudar en los deberes?

Los padres como educadores se tienen que plantear que el objetivo no es hacer los deberes con ellos, sino que de lo que se trata, es de que sus hijos alcancen una autonomía de aprendizaje que les permita enfrentarse con éxito a sus estudios. Es decir, facilitarles las herramientas para que puedan organizarse, planificarse y rendir satisfactoriamente. Para ello es necesario enseñarles la importancia de llevar una agenda, sentarse a la misma hora, revisar con ellos los deberes una vez que están hechos, y ayudarles con las dudas que les puedan surgir, pero siempre desde un punto de vista de supervisión y apoyo. Dicha supervisión se establece en función de la edad del niño y de sus demandas académicas.LOGO2014